¿Magia o moda?

De alguna forma u otra todas hemos leído o escuchado a alguien quedarse sin palabras alabando a las actualmente afamadas aguas termales. Pero ¿De qué se tratan?
Las aguas termales son aguas procedentes de capas subterráneas de la tierra, ricas en diferentes minerales y elementos. No existen dos aguas termales idénticas y son los minerales presentes en su composición los que las definen y otorgan sus propiedades terapéuticas. Algunos de los minerales comúnmente encontrados en este tipo de aguas son el hierro, el silicio, el magnesio, el calcio, el manganeso, el zinc, el cobre, el potasio y el selenio; en su conjunto estos elementos ayudan a la oxigenación de la piel,  promueven la regeneración celular, son anti-irritantes y descongestivos y poseen propiedades anti-oxidantes, entre muchas otras.
Actualmente en el mercado existe una amplia variedad de productos disponibles con estas características. En nuestro país tres de las más reconocidas son las aguas termales de Avène, La Roche-Posay y Vichy. Cada una de ellas promueve una característica distintiva derivada del mayor contenido de un mineral en la composición de su agua. Por ejemplo, el agua termal de La Roche-Posay posee una elevada concentración de selenio en su composición, el cual está relacionado con los mecanismos de defensa esenciales de la piel contra los radicales libres.

En mi caso particular, arbitrariamente, opté por probar el agua termal de Avène. Siéndoles honesta no tenía grandes expectativas y consideraba que el alboroto era solo por moda más que por otra cosa.

¿Cuál fue mi experiencia?
Comencé utilizándola sobre la piel del rostro dos veces por día, mañana y noche, y luego de unos pocos días de uso comencé a notar una diferencia real sobre la misma. La principal característica que noté fue lo suave y tersa que quedaba mi piel una vez el producto terminaba de absorberse. Con el uso progresivo comencé a notar que la piel estaba mucho más saludable, se veía y se sentía mucho más elástica e hidratada de una forma que nunca antes había notado con ningún otro producto. Más allá de todos estos beneficios uno de los puntos súper destacables es la posibilidad de hidratar la piel sin obtener como efecto secundario ningún tipo de residuo oleoso. A su vez la aplicación en esta época del año es un placer, refresca la piel inmediatamente a la vez que elimina rojeces y la desinflama.
Realmente es un producto casi mágico, se ha convertido en parte de mi rutina diaria y no concibo la posibilidad de reemplazarlo en un futuro cercano.

Ustedes ¿probaron alguna de las aguas termales? ¿Cuáles fueron sus experiencias?
Espero es post les haya sido útil.

Cariños.

Emme


Disclaimer: El producto aquí mencionado fue adquirido con mi propio dinero y la empresa de ninguna forma tuvo parte en la creación del presente post. La opinión brindada es sincera y basada en la experiencia adquirida en la utilización del mismo.

3 Respuestas a “¿Magia o moda?

  1. Pingback: Nivea “Cuidado nutritivo” | En cinco estoy·

  2. Pingback: 5 productos indispensables para el rostro | En cinco estoy·

  3. Pingback: Productos terminados / Edición enero de 2016 | En cinco estoy·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s